El piloto rojo ‘stand by’, ese enemigo del ahorro

10 / 01 / 2018

¡Qué cómodo resulta sentarse en el sillón y darle a un botón y que todo encienda! Pulso ‘on’ para la televisión, encendida. Cojo otro mando y pulso ‘on’ en el decodificador. Además, en otro control remoto, el del home cinema, aprieto ‘on’ y tengo sonido envolvente… así hasta tantas veces como aparatos electrónicos posea con la función ‘stand by’

“Total, están en el modo ‘stand by’, eso es comodísimo y el pilotito rojo no consume nada”, dirían muchos. Pues nada más lejos de la realidad. El ya famoso modo de espera es un peligroso enemigo del ahorro y del medioambiente, puesto que sí que cualquier electrodoméstico que se encuentre en este estado, sigue consumiendo electricidad.

Este tipo de consumo, denominado también ‘consumo fantasma’, supone aproximadamente el 20% del gasto de energía de un hogar medio. Esto traducido en dinero, podría andar entre los 70 y los 100 euros anuales por usuario, algo que podría parecer poco si hablamos de una sola vivienda, pero que, multiplicado por las diferentes casas y empresas de España, elevaría la cifra a 1.256 millones de euros al año.

Y es que es difícil hacerse una idea de la cantidad de aparatos eléctricos que hay conectados en una casa y que se quedan en modo espera, provocando el ya famoso ‘consumo fantasma’. Los dispositivos que más consumen en ‘stand by’ son el aire acondicionado, los discos duros multimedia y las impresoras, pero a los que ya mencionamos antes, podemos sumar microondas, teléfonos inalámbricos, routers, despertadores, cafeteras…

ELECTRODOMÉSTICOAS QUE MÁS CONSUMEN EN STAND BY

Entre los aparatos que más energía consumen cuando están en modo stand by destacan:

  • Los televisores
  • Los descodificadores de televisión (consumen tanto en stand by como funcionando)
  • Las Docking Station para MP3
  • Las consolas de juegos
  • Los DVD
  • Los conjuntos de home cinema
  • Los ordenadores de sobremesa (y, además, el monitor también consume)
  • Las impresoras

CONSEJOS PARA CONSUMIR MENOS

  • Optar por electrodomésticos más eficientes: comparar lo que puede dejar de consumir en alguna calculadora de ahorro de energía.
  • No dejar el cargador (del móvil, del disco duro… conectado siempre a la corriente).
  • Procurar conectar los aparatos a una toma de corriente con interruptor: así será posible cortar la corriente cuando no se usen.
  • Apagar los aparatos que no estén siendo utilizados.
  • Plantearse sustituir el ordenador de sobremesa por un portátil. El consumo es mucho menor.